miércoles, 21 de junio de 2017

Economía Altruista


ECONOMÍA ALTRUISTA

¿Qué pasaría en nuestra sociedad, si los abuelos decidiéramos hacer unos días de huelga? Apuesto, a que al ver el título del artículo, todos ustedes han dirigido su pensamiento a los abuelos, tan preocupados y ocupados en ayudar a sus hijos atendiendo en gran medida a sus nietos. Pero…¿cómo cuantificamos esta importante labor? ¿qué valor ponemos a su dedicación?  Realmente el tema del altruismo y el voluntariado, resulta tremendamente difícil de cuantificar, pero entiendo que merece la pena dedicarle un artículo dentro de la serie dedicada a las diferentes ramas de la economía. ¿Convienen conmigo, que generan economía? ¿Complementan con y al Estado, en el mantenimiento del estado del bienestar?

Considero conveniente definir el significado de  altruismo y de  voluntariado. La definición más aceptada de altruismo, es: “tendencia a procurar el bien de las personas de manera desinteresada”.  Y por ende, altruista, es la persona que practica el altruismo. Una definición del voluntariado, puede ser: “conjunto de personas que se ofrecen voluntaria, solidaria, altruista  y desinteresadamente para realizar algo”. Voluntario o voluntaria, la persona que se ofrece para ejercer el voluntariado. Según estudio, el 60% de las personas voluntarias, son mujeres y el 40% hombres. Y de paso decir, que tanto el altruismo, como la solidaridad  y/o el voluntariado, son lo contrario al egoísmo.


Existe algún estudio científico sobre el tema. Entre otros, podemos citar a Robin Upton, que en el año 2004 presentó en el Foro Social Europeo, un estudio sobre el impacto de la Economía Altruista como una rama de la economía. Empezándose a hablar de la economía del don (economía del regalo) y  de la economía compartida.

Enumerar y mencionar a las miles de asociaciones y organizaciones que funcionan gracias a la labor altruista y voluntaria de muchas personas, es una árdua y casi imposible tarea. Alguna información da un dato aproximado a nivel nacional, indicando la cifra de 100.000, de las cuales el 30/40 % consideran que son ONG´S. Según el Anuario del Tercer Sector y Acción Social, se calculan en 35.000 Entidades. ¿En cuanto podemos valorar el trabajo de los casi 5 millones de personas que de una u otra manera ejercen una labor de voluntariado?

Como “botones de muestra” reflejo una parte de las actividades  de Cruz Roja y de Cáritas. Cruz Roja cuenta en España con 175.000 voluntarios, organizados en 700 Asambleas Locales, quienes constituyen el motor que permite a la organización desarrollar sus programas y seguir ampliando proyectos que atiendan y cubran las necesidades sociales de aquellas personas  o colectivos vulnerables. Su volumen de ingresos asciende a 556 millones de euros y el número de beneficiarios en proyectos nacionales, supera los 4 millones de personas.

A nivel mundial, se estima que la Cruz Roja y la Media Luna Roja, están presentes en 189 países y disponen de 20 millones de voluntarios,  e incluso están potenciando la figura de “voluntario virtual”, para que desde su ordenador, tablet o teléfono, puedan desarrollar sus actividades.


Según su informe anual en Cáritas son más de 83.000 las personas que ejercen el voluntariado en ésta organización, habiendo atendido a casi dos millones de beneficiarios. Otra organización como Manos Unidas, se mantiene principalmente gracias a las donaciones altruistas de muchas personas y a la colaboración de más de 5.000 voluntarios, que trabajan en casi 600 proyectos distribuidos por 58 paises.

Todavía suenan los ecos de la edición 2017, de la gran prueba ciclista “Quebrantahuesos” que se celebra en nuestra provincia con centro en Sabíñanigo. Se ha calculado en 7,5 millones el impacto económico que genera en la zona. ¿Qué parte atribuimos a los más de 1.000 altruistas voluntarios? Sin su concurso, sería inviable (y prácticamente imposible) su celebración.

Quiero mencionar a “mi” organización SECOT - Voluntariado Senior de Asesoramiento Empresarial. Según su informe de gestión, entre otras acciones, se ha participado en 2.838 proyectos de emprendedores, se han impartido 3.435 horas de formación externa que ha llegado a más de 10.000 alumnos, se ha colaborado con varios programas de mentorización y participado en cientos de eventos orientados al emprendimiento ¿En cuanto valoramos ésta dedicación, presencia y altruismo?


Recientemente se ha puesto de actualidad, la donación de 320 millones de euros que la Fundación Amancio Ortega, ha materializado con diversas autonomías españolas. Importe destinado a la sanidad pública, para la adquisición de máquinas altamente especializadas que favorezcan la lucha contra el cáncer. El altruismo de Amancio Ortega, ha suscitado que algunas asociaciones y algunos políticos, hayan pedido que se rechace ésta donación, al entender que la sanidad pública debe financiarse con fondos públicos. ¿Qué hubieran dicho, si ésta donación se hubiera materializado a la sanidad privada?

No pretendo entrar en el debate, pero... ¿debemos rechazar las ayudas, becas, premios, patrocinios, acciones de filantropía, mecenazgos… que dan personas y entidades privadas, en campos tan diversos como la educación, la música, o el deporte?  Las grandes universidades americanas, de donde procede una gran parte de la tecnología y ciencia que utilizamos, se financian con altruistas donaciones ¿por qué no las rechazan? Y así, gran parte de los descubrimientos y avances mundiales que hoy disfrutamos ¿debemos rechazarlos y renunciar a sus beneficios?

He dedicado una serie de artículos a diversas modalidades de economía, la alternativa, la social, la circular, la del bien común, la de plata, la verde, azul o naranja, este sobre la altruista, y tenía previsto elaborar uno sobre la “economía sumergida", pero creo que no es políticamente correcto ¿o…si?


                                                                                                     Miguel Angel OTIN LLORO

Publicado en DIARIO DEL ALTOARAGON "Suplemento Económico"el 21 de junio del 2017





miércoles, 7 de junio de 2017

Economías Verde, Azul, Naranja...



ECONOMÍAS VERDE, AZUL, NARANJA…

¿La economía es un mundo de color? Evidentemente no. No obstante algunos teóricos, combinan economía con determinado color, para ponerle apellido, para acotar a una actividad económica concreta, para definir a una rama especializada de la economía. Y en algunos casos… “para vender su libro”.

Inicio por la economía verde (green economy) por ser la más conocida y de mayor actualidad. Actualidad derivada del anuncio del Presidente Trump, de que EE.UU. va a abandonar el Acuerdo de París sobre el Cambio Climático. Acuerdo de Diciembre del 2015, y firmado por 196 países. No obstante, California ya ha anunciado que seguirá su Programa Energético, según el cual se prevé que para el año 2040/2045, todos los edificios del estado utilizarán energía proveniente de energías renovables. Hoy prácticamente ya son la mitad.

La economía verde o economía medioambiental, es la representativa de la sostenibilidad, la ecología, el medio ambiente, y del cambio climático; de la agricultura ecológica, las energías renovables, la gestión de residuos, la lucha contra la contaminación, actuaciones en aguas, mares y costas (algunas opiniones esta actividad la relacionan con la economía azul), y las actividades relacionadas con preservación de los recursos y espacios naturales.


El concepto economía verde, nació oficialmente en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible en Río de Janéiro, año 2012. Un aspecto positivo de ésta economía, es la capacidad que está teniendo en la generación de empleo. Según datos publicados por Eurostat, con motivo de la Semana Verde 2017 de la U.E., recientemente celebrada en Bruselas y en otras varias capitales, bajo el lema “Empleo verde para un futuro verde” la preocupación por estas materias y por la sostenibilidad del planeta, ha permitido un crecimiento exponencial en su mercado laboral, concretamente el 50% en los últimos años, contabilizando 4,2 millones los empleados en el sector. Otro aspecto a destacar, es que la ecoindustria, va a necesitar de una nueva tipología de empleos.

La economía azul (blue economy), viene a ser la respuesta para los que entienden que la economía verde es insostenible. Está inspirada en el planeta Tierra y en la evolución de los ecosistemas naturales, para aprender de ellos a  ser eficientes en la producción de bienes. En mi opinión, puede considerarse como un híbrido entre la economía verde, la economía circular (por el aprovechamiento de los residuos) y parte de la economía del bien común (por la responsabilidad compartida).  La economía azul, pretende optimizar el rendimiento de los recursos disponibles actuales desde un modo sostenible, y el máximo aprovechamiento de los residuos, al considerarlos fuentes de riqueza. Y entre otras acciones, que deberían reducirse notablemente los kilómetros que “viajan” los alimentos.

Como he comentado anteriormente, algunas versiones ubican las actividades en beneficio de las aguas, costas y mares, como economía azul.


El concepto de economía azul, fue “inventado” y desarrollado por un economista belga, Gunter Pauli (1956). Según su teoría, es un modelo macroeconómico y de negocios, orientado a responder a las necesidades de los consumidores con los recursos localmente disponibles. Según su filosofía, la economía verde es “elitista” porque ofrece productos ecológicos a alto precio. Es autor del libro The Blue Economy, publicado en 2010.

Un ejemplo de economía azul, puede ser Iberfunghi, empresa aragonesa que con los residuos del café, cultiva hongos y setas comestibles de alta calidad y produce abono para plantas. Otro ejemplo es una empresa creación del citado Pauli, dedicada a producir detergentes biodegradables con restos de cáscaras de naranja.

La economía naranja (orange economy) o economía creativa, es la actividad económica generada por las industrias y empresas dedicadas a la producción de actividades culturales. Esta denominación es principalmente utilizada en algunos países sudamericanos. Se ha adoptado el color naranja, al ser asociado y comúnmente aceptado con la cultura, la creatividad, y… con ¡la felicidad!

John Howkins, especialista en el tema de la “industrias creativas”, define a la economía naranja, como aquella que comprende a los sectores en los que el valor de los bienes y servicios se fundamenta en la propiedad intelectual. Sectores que van desde la arquitectura, las artes visuales y escénicas, pasando por el cine, la música, el diseño editorial, la artesanía y la moda.


Si la economía naranja, pretende convertir una idea creativa en negocio, este grupo de actividades empiezan a crecer y a consolidarse como una nueva forma de emprendimiento y actividad empresarial. ¿Conocía que el Circo del Sol, da trabajo a más de 5.000 personas?

Un concepto al que nos tenemos que habituar es el Fashion Tech, la combinación de moda y tecnología, que va a cambiar la forma de diseñar, fabricar, vender y distribuir la moda. Recientemente se ha celebrado una inmersión y encuentro de empresas de moda españolas en Silicon Valley, para desarrollar esta combinación moda/tecnología.

El marketing de muchas compañías, también “juega” con los colores. Prácticamente cada compañía se identifica con un color. Resulta patente la importancia que un color puede tener a la hora de una decisión, y como puede utilizarse para transmitir muchas y muy distintas sensaciones.

El color rojo, transmite pasión y lujo, un color muy llamativo y emocional, capaz de generar distintas sensaciones. El verde es un color muy usado en la actualidad, debido a sus connotaciones “verdes” y por transmitir sentimientos positivos. El azul tiene un alto componente de solidez, transmitiendo la sensación de que la empresa es segura y fiable. El amarillo es un color muy llamativo y brillante, que refleja gran parte de la luz, lo que tiene efectos estimulantes. El negro, es el color del lujo, la seriedad y la elegancia, por lo que en muchas ocasiones se usa para transmitir calidad.

Para finalizar un deseo “en colores”, ¡que lleguemos a final de mes en números “azules”, no en números “rojos”!


                                                                                                     Miguel Angel OTIN LLORO

Publicado en DIARIO DEL ALTOARAGON "Suplemento Económico"el 07 de junio del 2017






miércoles, 24 de mayo de 2017

Economía de Plata


ECONOMÍA DE PLATA

Economía plateada, silver economy, the economy of the silver lines… El envejecimiento como oportunidad de negocio, o el potencial económico de la vejez. ¿Las “canas” van a marcar la economía del futuro? No olvidemos que estamos en el “viejo continente”, viejo por su historia, y viejo por la edad de sus habitantes.

La economía de plata, la silver economy, determina las actividades económicas que se generan por los ciudadanos más mayores como consumidores y/o usuarios. Alguna definición, fija el concepto, como “el catálogo de productos y servicios que se consumen por tener una edad superior a 60 años”.

Por el potencial de gasto y consumo de las personas mayores, representa y representará cada vez más, una gran incidencia en la economía europea. Se va a convertir en un rentable nicho de mercado, que seguro fijará tendencias mundiales. El protagonismo y vitalidad de éste colectivo, hace que la sociedad europea  necesite  cada vez a las personas mayores.

Recientemente se ha celebrado en Alemania un Congreso Europeo, bajo el título “El potencial económico de los mayores”. Según el Instituto Alemán de Investigación Económica, el consumo de éste segmento de población, ya supone un tercio del total del consumo privado. Según el Comisario Europeo de Empleo y Asuntos Sociales, hay que tenerlos muy en cuenta,  puesto que van a seguir contribuyendo al desarrollo económico de la U.E., con dos facetas,  la experiencia profesional y su capacidad de consumo.


Nadie desconoce que la tasa de natalidad en la U.E. se ha visto muy reducida, especialmente desde la década de los 60. Y la tendencia va en aumento, puesto que cada vez se dan menos nacimientos. Tendencia contraria, es la del grupo de mayores de 60/65 años, puesto que se ve incrementado por los personas que proceden del grupo potencialmente activo, los que dejan atrás la edad laboral.

En España, es muy importante y de auténtica relevancia socio/económica este segmento de población, tanto a nivel de inversión pública como privada. Se calcula que existen casi 9 millones de personas mayores de 65 años, contabilizando un gasto anual de 5,5 millones de euros. En Aragón, se cifra en 275.000 el número de personas mayores, que como en el resto de Europa, ostentan determinado poder adquisitivo, y con interés y deseo de mejorar tanto su calidad de vida, como la de su entorno familiar.

El marketing, también nos clasifica. Muchos pertenecemos a la generación “Babyboomer”, los nacidos entre 1950 y 1965. Y para otras segmentaciones somos “Seniors”, clientes que disponen de cierto poder adquisitivo, determinados gustos comerciales, con tiempo libre y que buscan actividades que les haga estar activos. Las personas de más de 65 años, generan el mayor gasto medio por persona de todo el país. Han superado de medía la cantidad de 12.000 euros.

El número de empleados ocupados en Residencias, Centros de Día, Geriátricos, Hospitales, Servicios Sociales…supera los 180.000. Si sumamos los que trabajan en determinados establecimientos comerciales, fábricas, y profesionales de todos los sectores de atención a personas mayores, nos daría una cifra espectacular. A nivel europeo, se prevé que en 2025, ocupará un tercio de los puestos de trabajo.

El mundo del empleo y el emprendimiento, es objeto de interés de las personas de más de 50 años. Bien reiniciando su vida profesional, como trabajadores sénior, los “golden workers”, o bien montando su propia empresa. En la misma medida son muchos los proyectos de emprendedores orientados a los productos o servicios específicos para éste sector. O desde el voluntariado, asesorando a potenciales emprendedores, como es el caso de SECOT.


Permítanme unos apuntes sobre el tema, que he podido recabar de los EE.UU. A nivel Federal, existe un Departamento de Estado, que trabaja el “Jobs for Seniors”, el trabajo para seniors. No olvidemos que no existe el sistema público de pensiones. Entre otras cuestiones, ofrece recursos para la búsqueda de empleo para las personas mayores. Incluye una lista completa de empresas y oportunidades de empleo. Este programa pretende ser “el motor de búsqueda de empleo” para éste segmento de población

El estado de California, tiene un programa + 50. Empresas que se han especializado en trabajos para estas personas. Están llenando un vacío al ayudar a los trabajadores mayores a mantener sus habilidades y experiencia en el trabajo. Opino que son empresas que han sabido encontrar un “nicho de mercado”.  Y han ido un poco más allá. Han creado el sello: “View jobs from our Certified Age Friendly Employers”. “Empleadores Amigables a la Edad Certificada +50” Se certifican como amigos de las personas de mayor edad, demostrando que ven el valor de mantener un ambiente de trabajo amigable con la edad y para retener y atraer a los trabajadores “maduros”.

¿La tecnología, es cosa de jóvenes? El número de personas mayores que han navegado por internet en el primer trimestre del 2017, se calcula en 1,5 millones. Se están adaptando a las nuevas tecnologías, pero sobre todo son el polo de atracción de la tecnología, para analizar sus patrones de consumo y necesidades y así ayudar a sectores tan directamente afectados como la salud, farmacia, la biotecnología…

Informar, que está programado se celebre en Huesca, los días 15 a 17 de septiembre, una “Feria Internacional para las personas mayores y su calidad de vida – Experiencia 2017”.  Declarada de interés social por el Gobierno de Aragón. Una muestra más de que la economía plateada, llega a todos los sitios.

No quiero terminar sin hacer una pregunta a los políticos, sobre un tema tan transcendental para las personas mayores ¿qué haremos con las pensiones?


                                                                                                     Miguel Angel OTIN LLORO

Publicado en DIARIO DEL ALTOARAGON "Suplemento Económico"el 24 de mayo del 2017








miércoles, 10 de mayo de 2017

Economía del Bien Común


ECONOMÍA DEL BIEN COMÚN

¿Un nuevo modelo de economía? ¿Una alternativa a los sistemas económicos actuales? Según consta en la cuenta de twitter de @EBienComun, es un nuevo modelo realista, solidario, ecológico… para hacer un futuro mejor. Pretende ser una alternativa a sistemas económicos como el capitalismo o el comunismo. Según otras opiniones, “es un experimento de ingeniería social”.

El movimiento internacional de la Economía del Bien Común, fue creado por Christian Felber  y presentado el 06 de octubre del 2010,  como una alternativa tanto al capitalismo de mercado como a la economía planificada. El proyecto parte de unos criterios generales, que pretenden generar un modelo abierto, a construir entre todos sus miembros. Asimismo, Felber, inició el proyecto Banco para el Bien Común.

Felber, nació en Salzburgo en 1972, estudió filología hispánica, sociología y ciencias políticas en Universidades de Viena y Madrid. Profesor en la Universidad de Economía de Viena, principalmente ejerce como conferenciante internacional. Escritor y autor de varios libros, como “Nuevos valores para la economía”, “Cooperación en vez de competencia”, “La economía del bien común”, “Salvemos el euro” y “Dinero: de fin a medio”.

La EBC, se rige por una serie de principios básicos que representan valores, como la cooperación, solidaridad, confianza, honestidad, responsabilidad, generosidad, transparencia...  Algunas de sus acciones  están destinadas a educar en valores y  a despertar la creatividad en el aula. Y otras a fomentar el emprendimiento en este modelo.
Las principales diferencias, entre la economía real y la economía del bien común, radican en la misión, visión y valores de las empresas, pero sobre todo en  la forma de medir la actividad, en las magnitudes e indicadores que se usan.
La economía real se mide básicamente con indicadores monetarios como producto interior bruto, inflación, deuda, facturación, crecimiento, beneficios… sin contemplar  indicadores que midan otras circunstancias, como si se sobreexplota el medio ambiente, si se respetan los derechos humanos en los distintos procesos, las condiciones de los trabajadores, ni sobre lo que produce, ni cómo se produce
La EBC, se mide con indicadores que muestran como las empresas trabajan y viven la solidaridad, la sostenibilidad, la dignidad humana, la esclavitud infantil, la desigualdad,  la justicia social, la transparencia,  la forma de relacionarse con proveedores y clientes, rentas adecuadas de los trabajadores…Con el producto del bien común, el balance del bien común,  o el balance financiero, que pasa de ser un fin al ser un medio.

Las diferencias comentadas anteriormente, son las superficiales, las más visibles. Si profundizamos un poco, observaremos otras como: que el impuesto sobre el beneficio empresarial sea eliminado, el crecimiento deja de ser un fin, (para que las empresas no se absorban unas a otras), años sabáticos cada diez años (durante el cual se cobrará un “salario mínimo incondicional”), ingresos y patrimonio limitados, gozar de ventajas legales, la creación de parlamentos económicos regionales, cooperación monetaria global, zonas de comercio justo, zona del bien común global, uso de la tierra condicionado a criterios ecológicos, reducción de la huella ecológica,  cooperar con trabajos en otros campos (sociales. etc.), democracia directa y participativa, bienes y bancos democráticos….

La estructura de esta teoría está basada, al igual que la economía de mercado, en empresas privadas e iniciativa individual, pero con la misión de desarrollar una que sea ética y sostenible. La diferencia con las empresas convencionales se fundamenta en que estas no se esfuerzan por competir entre ellas y obtener más beneficios, sino que cooperan para conseguir el mayor bien común para la sociedad en su conjunto. Buscan las alianzas y aprovechamiento de sinergias.

Los defensores de la EBC, convencidos de que toda actividad económica debería servir al bien común, reclaman que aquellas empresas a las que guíen esos principios y valores deben obtener ventajas legales y fiscales que les permitan sobrevivir, frente a los valores del lucro y la competencia actuales.


¿Nos parecen modernos estos movimientos? Aristóteles, ya escribió en el año 350 a.C. en su obra “Política”, que la economía debería de estar basada en el “bien equitativo”, en el bien común, que se requería de un "buen comercio” para tener un “buen vivir”. Posteriormente han sido varios los filósofos y pensadores que han aludido a la necesidad del bién común.

A nivel de España, fue en octubre del 2013, cuando se fundó y presentó en Vitoria, la Asociación Federal Española para el Fomento de la Economía del Bien Común. Un mes más tarde se produjo el 1º Encuentro Estatal de Municipios por el Fomento de la EBC, con la participación de diez municipios.

El movimiento está creciendo y ganando adeptos. Cada vez son más las empresas, emprendedores y  por supuesto clientes y consumidores que optan por ésta alternativa económica. E iniciativas como la reciente firma de Convenio entre  Consellería de la Generalitat de Valencia y la Universidad de Valencia, para crear una Cátedra, con la finalidad de realizar acciones formativas, de investigación y de difusión de la EBC.

A nivel de Aragón, hace unos meses tuve la oportunidad de asistir a un evento, que bajo la marca #CaféRSC, un grupo de personas organizan, se encuentran y debaten en una cafetería de Zaragoza. En dicha jornada el tema fue la EBC. Ahí conocí este movimiento.

Para finalizar, y dando por asumido que no hay nada más cíclico que la economía, unas reflexiones: durante el devenir de los años, los sistemas económicos, los estados, las administraciones, las empresas, los distintos intervinientes en la economía, ¿acaso...no han tenido como fin y objetivo el bien común?  ¿Se trata de un modelo con futuro?



                                                                                                                 Miguel Angel OTIN LLORO

Publicado en DIARIO DEL ALTOARAGON "Suplemento Económico"el 10 de mayo del 2017










jueves, 20 de abril de 2017

Economía Circular


ECONOMÍA CIRCULAR

¿Nueva forma de entender la economía? ¿De la economía lineal a la economía circular? Del “hacer-usar-tirar” a “de la cuna a la cuna” o de “recursos-productos-residuos” a “recursos-productos-recursos reciclados”. Este modelo propone, que la economía lineal evolucione hacia una circular y regenerativa, principalmente por el agotamiento de los recursos, y por un mundo más sostenible.

La esencia de la economía circular se basa en diseñar y fabricar productos que no generen desechos, productos que faciliten su desmontaje y su reutilización, la producción de bienes y servicios de manera sostenible, reduciendo el consumo, las fuentes de energía y los desperdicios. El principio básico de este modelo aplica la regla reutilizar, reparar, reducir y reciclar en un círculo continuo. En una economía circular el valor de los productos, componentes y materiales se mantienen en el ciclo productivo durante el mayor tiempo posible en niveles de máxima utilidad y la generación de residuos se reduce al mínimo.
Se consideran como algunos de los principios básicos de la economía circular, diseñar para re-usar, control de la cadena de producción, equilibrar los recursos renovables, controlar las existencias finitas, optimizar el uso de los recursos por medio de la rotación, y buscar materiales de máxima utilidad.
Se entiende que genera beneficios, como mayor rentabilidad, al reducir, reutilizar y reciclar las empresas aprovechen mucho más los materiales, enmpresas comprometidas y conectadas,  que trabajan bajo un mismo modelo y se ayudan entre sí en temas ecológicos, otorga reputación, basado en la forma de ganar dinero totalmente alineada con la filosofía principal, basada en la  innovación, al ser pioneros en un área o servicio alternativo que encaja muy bien con muchos consumidores,  y genera nuevos puestos de trabajo.


Valor importante de la economía circular es la denominada cadena de valor.  La cadena de valor de una organización es el conjunto de sucesivas actividades que se desarrollan para generar valor al cliente final. El concepto de cadena de valor sostenible, hace alusión a la gestión responsable de todos los elementos y componentes que forman parte de la producción de bienes y servicios, desde el aprovisionamiento hasta los residuos que se generan en su utilización. Los proveedores son uno de los grupos de interés más importantes de las organizaciones.

Según la Unión Europea, la mejora de la eficiencia en el aprovechamiento de los recursos en las cadenas de valor podría reducir los materiales necesarios entre un 17% y un 24% para 2030, que se traduciría en un potencial de ahorro total de 630.000 millones de euros anuales para la industria europea, o el 8 % del volumen de negocios anual, reduciendo al mismo tiempo las emisiones anuales totales de gases de efecto invernadero entre un 2 y un 4 %.

“Para garantizar un crecimiento sostenible, tenemos que utilizar nuestros recursos de una manera más inteligente y sostenible”. La transición de una economía lineal a una economía circular, implica combinar diferentes medidas, técnicas y estrategias. Como el análisis del ciclo de vida, el ecodiseño, la gestión eficiente de la energía, la eficiencia y en uso de recursos y gestión de residuos y rentabilizarlos, o la sustitución del consumo por el uso. Según consta en el folleto informativo del Master de Economia Circular Aplicada, que está desarrollando la Universidad San Jorge, en colaboración con la Cámara de Zaragoza.

¿Las empresas tienen respuestas concretas y medibles para utilizar la economía circular cono una ventaja competitiva y ven el desarrollo sostenible como una oportunidad?  ¿Las empresas y la sociedad, estan preparadas para ésta transición? Transición que requiere de una cooperación de todos los elementos de la cadena de valor, nuevos modelos de negocio, potenciar la recuperación de los recursos, el abastecimiento de materiales y energías renovables. Y otros como, formación, de regulación y falta de normativa, y otros como económicos, técnicos y sociales. Estoy convencido de que las Instituciones y  empresas sabrán darles solución.

La idea de economía circular ya aparece en el libro de Pearce y Turner, publicado en 1989 sobre “Economía de los Recursos Naturales y del Medio Ambiente”. Y actualmente existen en el mercado estudios y herramientas para potenciar y “acompañar en la transición” a todas las iniciativas que puedan surgir, como: Marketplace Hub. Guías para empresas sobre economía circular, Informes sobre la contribución del reciclaje informal de plásticos en la economía circular y su relación con los ODS, Evaluación de los costes y ahorros ambientales…


La Comisión Europea, en 2015, empezó a adoptar paquetes de medidas para impulsar la economía circular, como una especifica para “aprovechamiento de alimentos”. Este mismo año, lanzará unos nuevos fondos en su programa Horizonte 2020 para apoyar al sector privado en la transición hacia una economía circular: Para mayor información: “Industry 2020 in the circular economy”. En España, el Plan Estatal Marco de Gestión de Residuos 2016-2022, será una herramienta clave para avanzar hacia una economía circular, que no se logrará sin la implicación de todos los sectores.

¿Ya existen negocios circulares? Desconozco si son “negocios redondos”, pero si existen ya muchos ejemplos de empresas que trabajan la economia circular, como Ikea, que ha formado una comunidad que repare sus propios muebles, Grup 381, Ecopapel, Ecozap, ATP Iluminación, Redisa, Umicore, Ecovative Desing, Ecoalf, Drivy, Fonebank, Lanza Tech, Miniwiz, Tarkett, Veolia, Circularity Capital, iUrban, iFixit, Recompute, URM Ekkomoving. Y algunas entidades como la Fundación de la Economía Circular, Forética…(propietaria de la marca SGE 21, Norma Europea sobre el Sistema de Gestión Etica y Socialmente Responsable).

Finalizo con terminología a la que nos tenemos que ir habituando. Del reciclaje actual, a la ecología industrial, economía azul, permacultura, biomímesis (innovación inspirada por la naturaleza), cradle to cradle (de la cuna a la cuna), ecoeficiencia, diseño regenerativo, economía del rendimiento, ecodiseño, ecointeligencia…


                                                                                                     Miguel Angel OTIN LLORO

Publicado en DIARIO DEL ALTOARAGON "Suplemento Económico"el 19 de abril del 2017



jueves, 30 de marzo de 2017

Economía Social


ECONOMÍA SOCIAL

La “Economía Social” o “Economía Social y Solidaria”, se define como el conjunto de actividades económicas y empresariales, que llevan a cabo aquellas entidades que persiguen el interés general económico y/o social. Es un sector de la actividad económica, que ocupa un “nicho de mercado” no trabajado ni por el sector privado, ni por el público, y tampoco puede considerarse que sean ONG´S. También conocido y denominado como tercer sector. Cabe mencionar que la "economía social" no debe confundirse con el programa de "Economía Social de Mercado".

La Ley 5/2011 de 29 de marzo de Economía Social, regula el desarrollo de estas actividades, tanto dentro del propio Estado como de la Unión Europea. La Ley 31/2015, de 9 de septiembre, modifica y actualiza la normativa en materia de autoempleo, adoptando medidas de fomento y promoción del trabajo autónomo y de la economía social, completando el marco normativo.


La misión y visión de la economía social, es:
  1. Prioridad de las personas y del fin social, sobre el capital. Que se concreta en una gestión autónoma y transparente, democrática y participativa
  2. Promoción de la solidaridad interna y con la sociedad que favorezca el compromiso con el desarrollo local, la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres, la cohesión social, la inserción de personas en riesgo de exclusión social, la generación de empleo, la conciliación familiar y laboral…
  3. Destino de los resultados y beneficios obtenidos al fin social objeto de la entidad.
En definitiva, las empresas de economía social, pretenden ser un ejemplo de que el progreso social es posible, de qué la eficiencia empresarial puede convivir con la responsabilidad social. De cómo otra forma de hacer empresa es posible.

Según establece la Ley, conforman el “mundo empresarial” de la economía social, las siguientes entidades: Cooperativas, Sociedades Laborales, Mutualidades, Centros Especiales de Empleo, Cofradías de Pescadores, Asociaciones vinculadas al movimiento de la discapacidad y de la inserción de personas en exclusión, algunas Fundaciones y las Empresas de Inserción.

Las Cooperativas, que vienen funcionando desde 1844,  buscan desempeñar su función como instrumento para fomentar el emprendimiento y la creación de empresas. Menciono a REAS Aragón -Red de Economía Alternativa y Solidaria-  (www.emprendes.net)

Las Empresas de Inserción, nacen con la finalidad de ser una herramienta para fomentar el empleo inclusivo y posibilitar el acceso al empleo de colectivos desfavorecidos, mediante el desarrollo de una actividad productiva, bajo un proceso de inserción previamente diseñado, estableciéndose una relación laboral convencional. En Aragón deben estar calificadas por INAEM. Al respecto, ver el Programa del Gobierno de Aragón ARINSER.

Desde el punto de vista económico, su incidencia en la economía real, según datos facilitados por CEPES -Confederación Empresarial Española de Economía Social- (en cierta medida la patronal del sector), estas empresas representan el 10% del PIB Nacional,  el 12,5% del empleo, y cerca del 43%  de la población está vinculada de una u otra manera con la economía social.
El número de entidades, asciende a más de 43.000, que generan entre empleos directos e indirectos 2.230.781 puestos de trabajo, y el cómputo de personas vinculadas entre mutualistas, asociados y socios no trabajadores, representan más de 21,4 millones de personas. 181 son las empresas de inserción registradas.

En Europa, el valor de la economía social representa también el 10% del PIB de los países miembros, y crea empleo para más de 11 millones de trabajadores, que supone el 4,5% de la población activa. En Aragón, son 989 Entidades, que dan ocupación a 12.212 empleados.


El Emprendimiento Social, cada vez más, es objeto de proyectos e iniciativas de emprendedores cuyos objetivos son fines sociales y/o de desarrollo social. Para el emprendedor social, el objetivo principal de su proyecto es convertirse en una empresa social capaz de generar un impacto significativo sobre la sociedad, el medio ambiente y la comunidad. En cierta medida “quieren cambiar el mundo”.

También son varias las iniciativas que están surgiendo para apoyar a éstos emprendedores. Recientemente se ha convocado la IX edición de los Premios Jóvenes Emprendedores Sociales (JES) de la Universidad Europea de Madrid. Se trata de una iniciativa que tiene como propósito premiar proyectos de carácter social. Los premios se dirigen a jóvenes de entre 18 y 29 años de edad que en la actualidad se encuentren desarrollando proyectos sociales y ambientales en nuestro país. Otras iniciativas, son las que promueve y apoya la Fundación Ship2B, con la que he tenido la oportunidad de colaborar, o los Programas de Emprendimiento Social de Aragón.

Finalizo con mi reconocimiento a las Entidades Sociales que en Huesca, están desarrollando una excelente labor dentro de éste campo, como: Arcadia, Asociación Down, Atades, Cadis y su marca Artánima, Carainsertas, Fundación Bolskan, La Moreneta y la Asociación Enbat…así hasta aproximadamente las treinta Entidades que trabajan la economía social. ¡Enhorabuena por vuestro trabajo!



                                                                                                     Miguel Angel OTIN LLORO

Publicado en DIARIO DEL ALTOARAGON "Suplemento Económico"el 29 de marzo del 2017



miércoles, 15 de marzo de 2017

Economía Colaborativa


ECONOMÍA COLABORATIVA

¿Para qué comprar un taladro que sólo se usa unos minutos cada seis meses, cuando se puede alquilar a una persona del entorno?

Las nuevas tecnologías, están impulsando modelos de actividad y de consumo alternativo, cambiando las relaciones entre quienes tienen una necesidad y quienes ofrecen un producto o servicio concreto y sobre todo revolucionando la forma de acceder a ésos productos. En este contexto, uno de los modelos que más está creciendo es la denominada “economía colaborativa”. Este modelo, también conocido como “economía compartida” se basa en comprar, vender, prestar, alquilar, intercambiar o compartir productos en función de unas necesidades específicas a través de plataformas tecnológicas.

Los principales tipos de economía colaborativa, son:

Consumo colaborativo, o consumo entre personas. Utiliza plataformas digitales a través de las cuales los usuarios se ponen en contacto para intercambiar bienes o artículos.
Conocimiento abierto: Son aquellas modalidades que promueven la difusión del conocimiento, mediante plataformas informáticas o contactos personales.
Finanzas colaborativas: Principalmente son vías de financiación, mediante microcréditos,  préstamos, y también donaciones. El ejemplo más popular es el crowfunding.
Producción colaborativa: Se trata de redes de interacción digital que promueven la difusión de proyectos o servicios.

Se consideran como beneficios principales de la economía colaborativa, los siguientes:

Ahorro económico: La mayoría de productos o servicios que se ofrecen a través de este sistema tiene precios módicos o simbólicos.
Desarrollo sostenible: La economía colaborativa estimula el segundo uso de los productos. Lo que alguien ya no necesita, puede tener un nuevo destinatario en alguna red de contactos. 
Gestión de recursos: Otro principio de la economía colaborativa es que si a alguien sirve una cosa, lo más probable es que a otra persona también. ¿Por qué no compartirlo? 
Obtención de ingresos extras: Según estudio realizado por JP Morgan en Estados Unidos, entre octubre de 2012 y septiembre de 2015, más de 10 millones de personas (el 4% de los adultos) habían obtenido algún beneficio económico derivado de la economía colaborativa.
Mayor oferta y redistribución de productos. Los productos con un segundo uso y los servicios compartidos amplían la oferta de los mercados tradicionales. 
Beneficio medioambiental. La reutílización y los servicios compartidos son una buena manera de contribuir al cuidado y la sostenibilidad de los entornos.

Pero...todo no son ventajas, evidentemente. Desde competencia desleal, según algunas opiniones, al anonimato o posibles falsas identidades que permite vender artículos de “dudosa” procedencia, o el más frecuente que es la existencia de prácticas de acoso sexual entre usuarios, una tendencia al alza y que en la inmensa mayoría de ocasiones afecta a las mujeres.

¿Incidencia económica? Según un reciente informe elaborado por la consultora PwC, la economía colaborativa genera 20.000 millones de dólares anuales, con una previsión de crecimiento continuo en la próxima década. Según otro estudio de Nielsen, el 53% de los españoles ya están dispuestos a compartir, alquilar bienes o vender aquello que ya no utilizan, dentro del contexto de consumo colaborativo. El 20% de los turistas de origen extranjero que visitan España, alquilan casas de particulares a través de airbnb.

He tenido la oportunidad de comprobar personalmente con satisfacción, algunos ejemplos:

UBER: Uber Technologies Inc. es una empresa internacional que proporciona a sus clientes una red de transporte privado, a través de su software de aplicación móvil, que conecta los pasajeros con los conductores. Travis Kalanik, fundó en San Francisco, hace aproximadamente 8 años ésta compañía que ha revolucionado el mundo urbano en todo el mundo. Su capitalización en Bolsa, es de 65 millones de euros. Opera en 581 ciudades de 81 países. Sólo en la Bahía de San Francisco, circulan 25.000 conductores. ¡La mayor compañía del mundo en transporte de viajeros, sin ningún vehículo de su propiedad!


Su situación legal en Europa, está pendiente de decisiones judiciales, por litigios en España, Alemania, Francia...
Sus principales competidores, son:  Lyft, Blablacar, Cabify, Amovens…


AIRBNB: Airbnb Inc, es una plataforma tecnológica o  Marketplace, para publicar, reservar y alquilar viviendas privadas. Airbnb está presente en 2.000.000 propiedades de 192 países y 33.000 ciudades. Solamente en Barcelona, tiene más de 11.000 anfitriones.
Brian Chesky, Joe Gebbia y Nathan Blecharczyk,  fundaron esta empresa en agosto de 2008 en San Francisco. Su idea partió de la necesidad de dar cobijo en su apartamento a algunos amigos que venían para asistir a un Congreso. Empezaron con unos colchones hinchables… y ¡han logrado convertir millones de casas en hoteles!
Se calcula que llevan desde su fundación, aproximadamente 30 millones de reservas. 

Algunas de las plataformas más activas en los diversos campos de la economía colaborativa  en España, son: Relendo, AlterKeys, Spacebee, Trip4Real, Traity, Zank, Tutellus, WeSmartPark, Shipeer, MyTripleA…

Para finalizar, ¿conocen el concepto “mealsurfing”? Se trata de compartir mesa y mantel con desconocidos. El sistema es muy sencillo, una persona (anfitrión) organiza una comida en su casa, y difunde a través de las redes  el número de comensales disponibles, menú, precio. Cualquier persona puede reservar y terminar comiendo y compartiendo ésa mesa. ¿Estamos preparados?


                                                                                                     Miguel Angel OTIN LLORO


Publicado en DIARIO DEL ALTOARAGON "Suplemento Económico"el 15 de marzo del 2017








miércoles, 18 de enero de 2017

Emprendimiento y Financiación


EMPRENDIMIENTO Y FINANCIACION

En artículo anterior expresé, que una de las principales demandas, y a su vez una de las grandes trabas que se encuentran en su camino los emprendedores, es el tema de la financiación. Acceder a la financiación bancaria o tradicional, con criterios de concesión basados en parámetros clásicos, es difícil para determinados emprendedores y startups. Exponía que es necesario completar la Regulación Financiera, para potenciar la presencia del Capital Riesgo, la Financiación Alternativa y otras opciones financieras. Y por supuesto, regular las bonificaciones fiscales, para los inversores en éste tipo de empresas.

Evidentemente, muchos de los proyectos a nivel local, solo podrán financiarse con recursos propios, recursos familiares y/o con la financiación bancaria. No obstante la realidad actual es que existen proyectos a nivel global, para los cuales están emergiendo determinadas figuras, que están financiando e invirtiendo considerables cantidades. Veamos algunos ejemplos:

Business Angels. Inversores privados, personas físicas con  conocimiento de determinados sectores y capacidad de inversión, que impulsan el desarrollo de proyectos  con alto potencial de crecimiento en sus primeras etapas de vida, aportando capital y valor añadido a la gestión.

Banca de inversión. Las inversiones de las entidades financieras en empresas tecnológicas de reducido tamaño y mucha escalabilidad, suelen canalizarlas mediante fondos de capital riesgo constituidos al efecto.

Capital Riesgo. Las Sociedades de Capital Riesgo son entidades cuya misión principal es la  participación temporal en el capital social de las empresas. Similares a los fondos de inversión, actúan como aceleradoras de nuevas iniciativas innovadoras y emprendedoras.

Fundaciones especializadas, que suelen operar en sectores concretos y específicos siguiendo criterios tecnológicos, biotecnología, nanotecnología… o geográficos.


Family Offices, grandes patrimonios familiares que destinan parte de sus recursos a invertir  en nuevas empresas. Se diferencian de los business angels, en que normalmente figuran con personas jurídicas y no se involucran en la gestión de las empresas participadas.

Corporaciones empresariales, son empresas de gran tamaño, que pueden funcionar a escala internacional y que suelen realizar seguimientos de ciertas tecnologías o sectores muy relacionados con su modelo de negocio.

Los mercados, no podían ser ajenos al tema. Muchas Bolsas, han habilitado canales de participación. Por ejemplo, Bolsas y Mercados Españoles, creó en 2006 el Mercado Alternativo Bursátil: El MAB, es un mercado con una regulación a medida, orientado a empresas de reducida capitalización que buscan expandirse y rápidos crecimientos.

Crowfunding, o financiación en masa, también denominada financiación colectiva, microfinanciación colectiva, o micromecenazgo, en realidad es una cooperación o coparticipación colectiva en red, llevada a cabo por personas para conseguir dinero u otros recursos. El crowdfunding puede ser usado con muchos objetivos, desde artistas, campañas políticas, financiación del nacimiento de compañías o pequeños negocios. Internet y las nuevas tecnologías, están favoreciendo su crecimiento.
Se está desarrollando tanto el tema, que ya emergen variantes de algunas de las modalidades. Por ejemplo del crowdfunding, podemos encontrar variantes como el crowdlending o el equity crowfunding.

El Crowdlending, mediante una plataforma tecnológica (fintech) se une a inversores (prestamistas) con emprendedores (prestatarios). Consiste en la financiación a empresas, emprendedores o a personas, por numerosos inversores, en lugar de por uno solo o una cantidad limitada de ellos. Es un modelo innovador que permite financiarse directamente sin acudir a los servicios de un banco u otra entidad financiera tradicional. El año pasado se financiaron más de 5.000 millones de euros.

Una de las plataformas más activas es MyTripleA, como tuvimos ocasión de conocer recientemente en Huesca, en Jornada sobre “Nuevas Herramientas de Financiación” que organizó Fundesa y la Cámara de Comercio. También contó con la excelente aportación de José A. de Miguel (@yoemprendo)

Bajo la modalidad de Equity crowfunding,  los inversores entran a participar en el capital de la empresa. Es por tanto, una manera de encontrar una base de múltiples socios. En el ejercicio pasado se movieron más de 3.000 millones de euros.

Completo el artículo, exponiendo que todo emprendedor, debe tener muy claro que la financiación debe contemplarse, no solo como el capital necesario para la puesta en marcha de su proyecto, sino, (y aquí si debe tener una visión global), como un “compañero de viaje” durante toda la vida de la empresa. Asimismo, debe conocer que en cada fase del proyecto y etapa de la empresa, debe acudir a un tipo de financiación u otra. Nos parezca bien o mal, el dinero es a la empresa, como la sangre al cuerpo.



                                                                                                     Miguel Angel OTIN LLORO

Publicado en DIARIO DEL ALTOARAGON "Suplemento Económico" el 18 de Enero del 2017




miércoles, 4 de enero de 2017

¿Qué piden los emprendedores al nuevo año?


¿QUÉ PIDEN LOS EMPRENDEDORES AL NUEVO AÑO?

Con el año 2017 recién estrenado, pretendo resaltar algunos aspectos, algunas medidas, que reclaman, reivindican,.. como asignaturas pendientes los emprendedores y que en mi opinión mejoraría su potencial de desarrollo. 

Una opinión generalizada en el mundo de la empresa, es favorable a que unas políticas determinadas y un Gobierno estable pueden favorecer la recuperación económica y en consecuencia al mundo del emprendimiento. A nadie favorece un panorama inseguro y que continuamente cambien las reglas del juego y las normativas. Sería importante que se consolidaran las medidas actuales como beneficios en Seguridad Social, pero sobre el entorno jurídico, fiscal y económico del emprendimiento en España.


Básicamente los emprendedores, buscan las tres A´s: Ayudas, Apoyo y Asesoramiento. No obstante, voy a intentar desarrollar las principales medidas demandas:

Formación y Cultura Emprededora:
  • Los emprendedores desean se introduzca definitivamente el emprendimiento como especialidad académica en los colegios, universidades y escuelas de negocios
  • Sería muy conveniente, que las grandes empresas se involucraran en acciones de educación, asesoramiento, mentorización en ámbitos tanto de gestión de empresa como de desarrollos tecnológicos, digitales…
  • Fundamental, proteger la propiedad intelectual de los emprendedores con disposiciones específicas que fomenten la innovación y la colaboración con organizaciones e inversores
  • Potenciar la cultura y mentalidad intraemprendedora. Valorar el talento e iniciativa desde dentro de la empresa.
Financiación:
  • La falta de financiación, tanto pública como privada, está considerado como uno de los grandes retos que tiene que solucionar el mundo del emprendimiento. Es prioritario que se tomen medidas que faciliten la financiación en los momentos cruciales y durante todo el desarrollo de una empresa.
  • Acceder a la financiación tradicional, que busca parámetros clásicos, es difícil para emprendedores y startups, puesto que actualmente desarrollan otros tipos de modelos de negocio.
  • Es necesario completar la Regulación Financiera, para potenciar la presencia del Capital Riesgo, la Financiación Alternativa y otras opciones financieras. Incluso la de inversores extranjeros. 
Fiscalidad: 
  • Sin una situación propicia no pueden sentarse las bases para financiar algunos  proyectos, como es el caso de los conocidos como business angels o inversores formales, que no tienen una fiscalidad atractiva. En general, sería aconsejable que se diesen más facilidades e incentivos fiscales a todos los agentes que pueden intervenir en  iniciativas y buenas ideas con escasez de recursos.
Redes de Apoyo:
  • Completar los espacios de desarrollo de proyectos como los Viveros, Incubadoras, Aceleradoras, Lanzaderas…
  • Potenciar el Erasmus para Emprendedores, y crear y desarrollar un Visado Internacional, para favorecer la libre circulación de los emprendedores e inversores entre todos los países que tienen políticas de apoyo a emprendedores.
Ayudas para fomentar el crecimiento:
  • Adoptar medidas para favorecer y potenciar el crecimiento de los emprendedores y pymes. Actualmente se estimula mucho la creación de las empresas, pero no existen medidas para apoyar en situaciones de complicación cuando el proyecto ya está lanzado. Las cifras, así lo demuestran, puesto que el 70% de las nuevas empresas no superan los tres años de vida.
Apoyo y Asesoramiento:
  • Es fundamental para consolidar el panorama emprendedor, dar continuidad a los organismos que explican cómo montar una compañía, pero sobre todo la perseverancia y la continuidad. Muy importante el asesoramiento en temas de lanzamientos de nuevos productos, en tema de internacionalización… Se debe favorecer encuentros que permitan la creación de  negocios y sinergias. La relación de los emprendedores con las empresas es muy interesante, puesto que la relación directa abre muchas puertas y genera oportunidades. 
Tendencias:
  • Las grandes empresas están permitiendo el desarrollo de aplicaciones, (concretamente las financieras, las fintech tecnología financiera) y para este 2017, se prevé la consolidación de aquellos proyectos relacionados con la Industria 4.0, el Internet de las Cosas y el Big Data. En consecuencia, deben adoptarse medidas para facilitar el desarrollo de proyectos que complementen la transformación digital y tecnológica de los negocios.
Soy consciente que cada uno de ustedes incorporaría alguna otra medida, porque recurriendo al dicho popular “ni son todas las que están, ni están todas las que son”, y convencido que algunas se quedarán sin aplicar. Y también convencido, que algunos de ustedes están pensando ¿para qué tanta medida? ¿no estamos hinchando la burbuja emprendedora?. Pero… como comento en mis sesiones de emprendimiento en los Talleres de Empleo, “el tejido empresarial está destejido, y se tiene que volver a tejer con los empresarios individuales, con los emprendedores”. 
¡Buen emprendedor año 2017!


                                                                                                     Miguel Angel OTIN LLORO

Publicado en DIARIO DEL ALTOARAGON "Suplemento Económico" el 04 de Enero del 2017